Falacia

(A la amada atribulada que
escondida muerde su vergüenza)

 

Yo vi que un beso
sangraba, y vi también
que el labio se moría
envenenado por el beso.

¡Ay! cuántas cosas falsas
como flores encantadas
que arrancadas de su tallo
sólo sirven de veneno.