Sus primeros años de vida

Ruth nació el 15 de junio de 1921 en Chiguata, un pintoresco distrito arequipeño, situado en las faldas del volcán Misti, en medio de campiñas luminosas y callecitas empedradas y polvorientas.

GEDC7346

Fue la cuarta de cinco hermanos, una niña despierta, sensible, muy respetuosa, diligente y aplicada para los estudios, cualidades que tal vez vieron sus padres, don Rosendo Ramos y doña María Delgado, para decidir enviarla interna junto a sus hermanas, a un colegio de señoritas en Arequipa para seguir sus estudios primarios y secundarios. El colegio San Vicente de Paul se convirtió así en su nueva casa, aquella en que todo parecía perfecto, pero faltaban mamá y papá, a quienes solo veía cada quince días.


La severa formación y educación que recibió en el colegio marcó su vida. Las religiosas le brindaron pautas y normas que más adelante le sirvieron para mantener no sólo un hogar sólido y firme, sino también una brillante carrera en la docencia escolar y universitaria: disciplina, orden, horarios, principios y valores. Sin embargo, faltaba algo que era fundamental, la ternura y el calor de la madre a quien siempre extrañaba. Había sido separada de su lado demasiado pronto y eso caló hondo en su ser.


A punto de concluir la secundaria, la llegada a Arequipa del hermano mayor por parte de madre, Ernesto Benavente, quien era sacerdote y regresaba de Panamá, cambiaría el rumbo de su vida. Enterado de las duras condiciones en que se encontraban sus hermanas, del rigor con el que eran tratadas, decidió hacerse cargo de su educación y llevarlas a vivir con él en su casa en Lima, en el distrito de Jesús María.


con sus papas y hermanosNuevamente Ruth se alejaba de sus padres. Sus responsabilidades ahora eran mayores, pues debía dividirse entre los estudios y las labores hogareñas. Levantarse muy temprano para preparar el desayuno, lavar la ropa del hermano mayor y muchas otras a las cuales no había estado acostumbrada, las cuales pusieron a prueba un carácter y fuerza de voluntad a toda prueba que años más tarde le permitirían fundar su hogar, dinamizar su crecimiento, obtener un doctorado en Educación e impulsar la carrera del que sería su esposo, sus hijas y de toda la familia.